¿Qué es el ciberbullying y sus principales causas y efectos?

Causas y efectos del ciberbullying 

Actualmente con la llegada de las nuevas tecnologías en la comunicación, se han visto múltiples fenómenos sociales, algunos versados en la ansiedad y el daño mental que supone el exceso de atención de los medios de comunicación en el internet, produciendo distintos tipos de estrés.

Por otra parte el mal uso de las redes sociales, foros de opinión y demás formas de comunicación por el internet han dado paso a nuevas formas de abuso, es aquí donde se menciona el ciberbullying.

Este es un concepto relativamente nuevo y se trata del acoso o el abuso de una persona a través del internet, valiéndose de lenguaje ofensivo o métodos difamatorios para socavar o dañar la reputación o paz mental de la víctima.

Existen varios tipos de ciberacoso, sin embargo son de naturaleza diferente, cuando hablamos de ciberbullying, solo incluimos menores o jóvenes de por medio, de haber un adulto implicado se puede estar frente a otro tipo distinto de ciberacoso que probablemente puede incluir terreno de abuso sexual.

Características del ciberbullying

Este es un tipo de acoso que solo se manifiesta usando medios informáticos o tecnológicos, especialmente la internet, aunque también se puede presentar por medio de llamadas o mensajes de texto.

Se trata de crear las condiciones para socavar o tratar de afectar directamente la reputación de un individuo, publicando en redes sociales, foros de opinión, sistemas de mensajería rápida de texto entre otras.

Se puede subir al internet un mensaje o imagen comprometedora, bien sea real o editada, con la finalidad de avergonzar, humillar o expresar odio hacia la víctima, afectando su reputación.

Otro método de manifestar el ciberbullying es cargar una foto con una leyenda de votación, sobre el menos inteligente o el más feo o el más odiado, estimulando a otros a participar por diversión, afectando la autoestima de la persona contemplada en la foto.

También, el agresor puede utilizar el método de crear perfiles falsos, bien sea para hacerse pasar por un desconocido y acosar a otros con esta cuenta o hacerse pasar por la víctima para desempeñar un comportamiento vergonzoso o problemático, todo esto con la finalidad de perjudicar socialmente al individuo.

El ciberbullying a su vez puede manifestarse al realizar comentarios ofensivos en contra de otro usuario, utilizando un lenguaje soez, insultos o injurias en contra de la víctima para provocarlo o afectar mentalmente al mismo.

¿Qué es el ciberbullying y sus principales causas y efectos?

 Otra de las formas de acoso es utilizar el correo electrónico de la víctima para compartirlo y generarle daños a su cuenta creándose spam o haciéndole llegar contenido no deseado, hasta ofensivo para la víctima.

Buscar la manera de usurpar o robar la clave de acceso al correo electrónico del usuario, de manera que se pueda invadir su privacidad, incluso cambiar esta clave para evitar que el usuario original pueda entrar nuevamente.

Existen muchas otras formas de incurrir en ciberacoso, los juegos online, son otro medio importante, en estos juegos existe un contacto más directo del agresor con la víctima, ya que se puede usar chats dedicados, llamadas online o simplemente dentro de la dinámica del juego se puede acosar a otro.

El agresor puede provocar a la víctima para que éste desempeñe un comportamiento reprochable y penado en la reglas del juego, ocasionando que la víctima se vea implicada en un baneo, cuando en realidad el culpable es el agresor.

Efectos del ciberbullying

Ser víctima de este tipo de acoso puede generar altos niveles de estrés y frustración a la víctima, a final de cuentas el objetivo de todo bullying es generar desequilibrio en la víctima, la mayoría mental, con la finalidad de disminuir su autoestima.

Esto puede generar en el individuo cambios en su estado de ánimo y hábitos, tales como el sueño, la alimentación y capacidad para relacionarse con los demás.

Los efectos más comunes generados por la frustración e impotencia de sentir bullying son, desánimo, falta de apetito, rechazo o aislamiento social, comportamiento agresivo momentáneo, preocupación o nervios, entre otros.